Ashes and Snow

Ashes and snow
The nomadic museum
zócalo, ciudad de méxico
15-12-07  al  27-04-08

Hace algunos días escuche que en el Zócalo de la ciudad de México estaban montando una exposición internacional que afortunadamente llegaba a México para acercar un poco la cultura a la población, y es que después de acercar las playas y las pistas de hielo para todos, conciertos en masa y eventos políticos de todo tipo, algo de cultura no nos podría caer mal.

Esta exposición internacional lleva por nombre Ashes ans Show, una instalación que se presentó por primera vez en Venecia en 2002, y hasta el día de hoy tiene una afluencia de más de un millón y medio de personas, es una exposición de más de cincuenta trabajos fotográficos a gran escala, una película de 60 minutos y dos cortometrajes tipo “haikus” de Gregory Colbert.

Este museo lleva el nombre de “El Nomadic Museum”, que es una estructura itinerante en donde se exhibe Ashes and Snow, el cual debutó en Nueva York en marzo de 2005, en enero de 2006 se trasladó a Los Ángeles, y en 2007 se instaló en Odaiba, Tokio. En México estará a partir de diciembre de 2007 hasta abril de 2008, siendo esta su quinta parada en su viaje internacional.

Este fue diseñado por el arquitecto colombiano Simón Vélez, siendo el primero en su estilo, el museo de 5.130 metros cuadrados es la estructura más grande que se haya construido mayormente de bambú. El diseño también utiliza otros materiales reciclables y reutilizables, que demuestran prácticas sostenibles y un enfoque arquitectural innovador.

El artista de origen canadiense Gregory Colbert comenzó su carrera en París haciendo documentales, lo cual lo llevó a convertirse en un gran fotógrafo de arte y cineasta.  Durante los últimos 16 años, Gregory Colbert ha hecho más de 40 expediciones a India, Egipto, Birmania, Tonga, Sri Lanka, Namibia, Kenya, la Antártica, Borneo y otros lugares del mundo con el fin de fotografiar y filmar las interacciones entre el hombre y la naturaleza, afirmando que ninguna de sus imágenes han sido montadas digitalmente, y en ellas plasma lo mismo que él vio a través de su lente.

Afirma que a pesar de utilizar cámaras movibles y fijas, las obras fotográficas no son fotos fijas del film, ni fotomontajes lo que al principio parece una irrealidad y una maravilla de la misma forma, Gregory Colbert argumenta:

“Al explorar las sensibilidades poéticas y el lenguaje compartidos por todos los animales, con mi trabajo busco redescubrir esa tierra común que una vez existió cuando las personas vivían en armonía con los animales. Las imágenes muestran un mundo que no tiene ni principio ni fin, ni un aquí ni un allí, ni pasado ni presente.”

Mi visita al museo fue un tanto extraña por llamarla de alguna manera, irreal y fantástica como lo son la mayoría de sus fotografías y videos, algo interesante y educativo digno de contar:

Debo comentar que cuando yo arribe donde el museo itinerante estaba, tuve que entrar tras una larga fila que debía llenar una encuesta para saber si estabas o no de acuerdo con este tipo de actividades para la población, y claro sin tomar en cuenta que la construcción de este museo desarmable corría por cuenta de los impuestos de la población y no era totalmente gratuito como se manejaba, pues yo también estuve de acuerdo… (En un principio).

Tras la larga fila, quedo prohibido todo tipo de recuerdo fotográfico incluido el uso de celulares, y bajo la advertencia de sacarte del museo, accedí a su solicitud, el museo estaba dividido en dos largos pasillos  y tres salas para la exposición de videos, en tu recorrido tenías que realizar pericias para poder ver las obras bajo ordenes de avanzar y no tomar fotografías, y el limite en el que podías acercarte con un riachuelo artificial  en la base de las mismas fotografías que se exponían.  La ambientación para este museo me pareció genial, ya que los tonos amarillos y ocres que se lograban junto con las luces y sombras hacían un conjunto que te envolvía en todos los aspectos y sentías empatía por el simple hecho de estar ahí dentro, la falta de ventilación me pareció un problema no se si por el exceso de gente o en si por no tener un ambiente ventilado pero en algún momento podías llegar a sofocarte, ese fue un punto malo a su favor.

Ya en los pasillos no podías detenerte a ver por mucho tiempo una fotografía, por que sentías la presión de la demás gente para avanzar como si el quedarte otro poco a ellos no les permitiera ver lo mismo que a ti, así que mi recorrido fue un poco forzado y solo cuando encontré un lugar con espacio fue que pude ver más detenidamente el lugar. Fue ahí donde me puse a pensar como es que era posible que se lograran este tipo de tomas, en donde el hombre parecía estar en contacto con la naturaleza de un modo casi terrenal, por ejemplo las fotografías con las aves, creo que era un águila o un halcón, el pasillo con  muros y la mujer danzando en un mismo plano, en un mismo momento y un mismo lugar, como era posible realizar una toma así de mágica de una manera convencional?

Y no solo es que esta se pudiera lograr, pero, ¿que es lo que hacia que el ave pasara justo por la lente de Colbert para formar una toma en si misma increíble?, ¿como es que hacía el hombre que nadaba bajo el agua con ballenas para resistir la respiración por tanto tiempo, para ser una toma tan perfecta?, en fin muchas otras preguntas que se me podían ocurrir pero que un video dejo de hacerlas cuestionar…

El video de la mujer con el chimpancé, era increíble ver como se hacia una relación mágica entre estos dos seres, como besaba su mano y su brazo, al igual que un hombre lo haría, y la jalaba de la mano para que la siguiera, y la esperaba y miraba con una paciencia casi inimaginable, muy difícilmente podría yo dudar de que esa relación se diera, fuera fingida o montada, en cualquier caso, ese momento hizo que valiera la pena mi visita y mis dudas sobre el origen de las mismas imágenes que parecían irreales y fantásticas al mismo tiempo.

Me pareció una visita muy educativa y relajante, sin tomar en cuenta todos los contras que una exposición masiva pueda tener, una obra que pagada o no por nuestros impuestos vale la pena tener y visitar, por lo menos una vez en la vida.

Bibliografía

Folleto explicativo de la Exposición

Consulta Electrónica

http://www.ashesandsnow.org/es/vision/  (5 marzo 2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s