Diseño en la vida cotidiana (cap IX y X)

El capitulo titulado Contextos, define en términos generales tres áreas relevantes de influencia en la práctica del diseño:

  1. la organización profesional del diseño (cómo se ven a sí mismos los diseñadores).
  2. el contexto profesional en el que se localiza mayoritariamente la práctica del diseño,
  3. el ámbito de la política gubernamental, variable según los distintos países, pero que en muchos de ellos puede constituir un factor significativo.

 Es tal la diversidad de la práctica del diseño y la variedad de trabajo involucrado que la posibilidad de organizarlo sobre esas bases resulta dudosa, y tal vez impracticable o incluso desaconsejable. 

Con todo, se han formado sociedades profesionales para promover especializaciones en los distintos ámbitos del diseño, o las asociaciones internacionales que organizan congresos mundiales donde se abordan temas de diseño más allá de las fronteras. 

Y como los diseñadores rara vez trabajan para si mismos, los clientes o jefes para los que trabajan, tienen la última voz de lo que es posible, factible o aceptable en la práctica del diseño. 

Existen algunos problemas al analizar los enfoques industriales del diseño, o en el posicionamiento del diseño en jerarquías corporativas como guía, por la enorme variedad que existen. 

El funcionamiento real del diseño depende en gran medida de enfoques específicos de cada organización, respecto al modelo organizativo de una empresa, el diseño puede desempeñar una función central o dispersa, o una distinción muy clara entre las aportaciones de diseño basadas en enfoques a largo o corto plazo. 

En el campo de las empresas de servicio, líneas aéreas, bancos y cadenas de franquicias, se utiliza el diseño como uno de los instrumentos principales para lograr una unidad de identidad y mantener unas pautas comunes, aunque los centros de venta estén en manos distintas. 

La historia de cada organización y las personalidades involucradas son consideraciones vitales a la hora de comprender el rol que el diseño desempeño en sus actividades.

Algunas se basan en el conocimiento empresarial de las oportunidades del mercado, otras se originan a partir de una innovación tecnológica particular, otros motivados por un sentido de responsabilidad social, otros eran diseñadores que querían controlar los aspectos esenciales del trabajo y finalmente los que dependían de los conocimientos e inclinaciones personales de individuos en posiciones influyentes que creyeron que el diseño es crucial para la identidad y reputación de sus compañías. 

Por lo que entendimos que las empresas no siguen una pauta clara respecto al punto en que surge la conciencia del diseño y se incorpora a la batería de competencias consideradas vitales para la supervivencia corporativa.

 Fuera de este grupo de grandes empresas, la inmensa mayoría de los negocios se agrupa bajo el encabezamiento general de pequeña y mediana empresa, estas están rara vez en posición de dominar los mercados como lo hacen las grandes corporaciones, y deben responder a los mercados moviéndose con habilidad para seguir las tendencias, o utilizando el diseño para crear nuevos nichos de mercado. 

Estas deben crear y mantener el liderazgo de sus respectivos nichos de mercado, mediante los elevados estándares de diseño e innovación que aplican en sus productos. 

El papel que desempeñan los propietarios individuales a la hora de establecer unos estándares en la práctica del diseño, es demostrado en distintos sectores de productos que demuestran el potencial de las pequeñas y medianas empresas para crecer si apoyan el diseño y lo integran al más alto nivel. 

Algunas centran la calida del producto que el producto mismo, siendo productos de auténtica innovación, valorando el diseño en todos los aspectos de las operaciones de la firma. 

De esta forma son muy interesantes las empresas que han sido establecidas por diseñadores para lograr un mayor control de su trabajo, y si la industria es el territorio vital de la toma de decisiones del diseño en un nivel de detalle o de microdiseño, muchos gobiernos han desarrollado lo que se puede llamas “políticas de macrodiseño para el desarrollo y la promoción económica del diseño como un factor importante en la planificación económica nacional para la competitividad industrial. 

De un modo similar a la industria, los gobiernos también muestran considerables variaciones en las estructuras y prácticas en torno a sus objetivos políticos en lo que respecta al diseño. 

Muchos gobiernos han hecho del diseño un elemento de sus objetivos económicos y comerciales, aunque sus funciones dependen de la naturaleza de cada gobierno y de sus metas. 

En el mercantilismo, se trataba de un esfuerzo por restringir las importaciones y promover las exportaciones de un país para mejorar su economía, usando incentivos para estimular el desarrollo de la fabricación nacional, la inversión directa en instalaciones de producción, la protección de los productores nacionales de la competición exterior mediante elevadas tarifas proteccionistas, el apoyo a los capitalistas comerciantes que competían en el extranjero, la inversión en infraestructura y fábricas, la atracción de reputados artesanos y técnicos de otros países y el desarrollo de las oportunidades de formación en diseño. 

Fundamentalmente para el mercantilismo y cualquier política gubernamental de diseño de hoy, es la creencia de que los estados deberían actuar en materia económica en función de su propio interés, ahora se trata de promover la tecnología y el diseño para ganar ventaja económica reforzando la competitividad nacional. 

La creencia de que esa capacidad puede definirse en términos nacionales y promoverse dentro de las fronteras de un Estado como característica nacional es una idea cama vez más discutible. 

En los países europeos, la política de diseño generalmente ha tomado la forma de instituciones promocionales patrocinadas por los gobiernos pero con considerable libertad de funcionamiento.

 Así el ejemplo de Japón pone en evidencia que los principios mercantilistas aún funcionan, además de que continúan considerando el diseño como recurso estratégico para la economía nacional, cuya política se revisa periódicamente y ofrece un marco de ideas y respuestas a las nuevas evoluciones.

 Otros animan a las empresas a contratar diseñadores para elevar los estándares y la reputación de sus productos, además de promover cuidadosamente la educación de diseño mediante una fundación de apoyo y patrocinio gubernamental. 

Se debe de pensar en promover el sector del diseño como industria de servicios por derecho propio en un país, para funcionar regional o globalmente, y no dejar como responsabilidad del gobierno además de la oferta educativa, la investigación, patrocinios, etc.; sino propuestas que modelen la formación de diseño en formas significativamente nuevas para logra ventajas futuras. 

Debemos de tomar en cuenta el sorprendente hecho de que el diseño en el sentido moderno, profesional parece evolucionar a un particular punto y nivel de prosperidad en el desarrollo económico y tecnológico de los distintos países. 

Sin olvidar como el diseño es entendido por el público y cómo influyen profunda y ampliamente los resultados, que es un área muy grande en donde existe la necesidad de investigar y establecer unos indicadores claros de cómo se entiende el diseño.

El último capitulo del libro “El diseño en la vida cotidiana” es titulado Futuros, en donde recuerda los temas que han sido recurrentes en el libro como son: las variaciones en la práctica del diseño y el modo en el que el diseño se ve afectado por cambios a largo plazo en la tecnología, los mercados y las culturas. 

La premisa básica que maneja es que la evolución histórica del diseño se ha producido de acuerdo con una pauta de distintas capas superpuestas, entonces se puede esperar que nuevas capas se añadan para alterar las funciones y relaciones de los modos existentes. 

Aunque la mismo tiempo, siguiendo el esquema típico de yuxtaposición, los antiguaos medios de exploración y representación de ideas visuales, como el dibujo siguen siendo una técnica irreemplazable para cualquier diseñador. La evolución de la tecnología que permite la posibilidad de combinar y trabajar con elementos de múltiples fuentes,  para efectuar insospechadas transformaciones en la imaginería bidimensional.

 Mencionando también las practicas del diseñador tanto manuales como ahora ejecutivas de toma de decisiones en niveles estratégicos que afectar de manera esencial no sólo a las formas futuras, sino a la forma futura de los negocios en su conjunto.

 Comenta la disyuntiva de la función de los diseñadores, si funcionan como creadores de forma, determinando la forma de tal manera que no permita variación, o como posibilitadores utilizando los avances de la tecnología de la información y los poderosos sistemas miniaturizados para ofrecer a los usuarios medios de adaptar las formas y los sistemas a sus propios fines.

 Ambos roles continuarán siendo necesarios, pero la distinción entre ellos se basa en valores y aproximaciones diferentes, hasta el punto que constituyen modos de prácticas sustancialmente distintos.

 Así pues, sin duda surgirán técnicas y metodologías más elaboradas, sobre todo en enfoques más amplios y sistemáticos, pero a medida que las herramientas sean más poderosas habrá que plantearse la importante cuestión de los valores que orientan la práctica del diseño.

 Resalta la cuestión de a qué sector de la población se dirigen los diseñadores con su trabajo, y los problemas que el diseño puede contribuir a resolver como son: mejorar la oferta educativa para los pobres y los no escolarizados, mitigar los problemas del desempleo, creando frecuentes oportunidades de reciclar laboralmente en un clima económico sujeto a cambios constantes, abordar las necesidades de la tercera edad, crear un bienestar social y sanitario mas flexible y abordar los temas medioambientales, entre otros.

Menciona el papel económico y cultural que debe tener el diseño, pone de ejemplo la manufactura barata en países extranjeros, demostrando así la escasa sensibilidad por la diversidad de las culturas locales a las que afecta el proceso.

 También comenta como es que los procesos de globalización no deberían representarse como la fuerza inexorable de las grandes corporaciones apoderándose del mundo; ya que innumerables pequeñas y medianas empresas están cada vez más involucradas en el comercio global y representan un espectro muy amplio de productos y servicios que no pueden describirse según los rudos estereotipos del capitalismo. 

Comenta sobre soluciones creativas para problemas concretos, basados en necesidades locales particulares, que a menudo tiene innumerables aplicaciones en otros lugares para otros fines. 

Por lo tanto, al considerar el lugar del diseño en el futuro, una cuestión importante que requiere respuesta es si los diseñadores serán meros tecnócratas, que dediquen sus capacidades al mejor postor comercial sin importar a qué objetivos sirven. 

O si se tratase de humanizar la tecnología y hacer que sus beneficios lleguen a la mayor parte de la población de todo el planeta, sería necesario reconocer que son los diseñadores quienes determinan las interfaces precisas en todas sus formas, las cuales implementan la tecnología en la vida cotidiana.

 Hasta donde los valores que encarnan sus diseños se dedican principalmente a generar beneficios, servir a la gente o armonizar con las preocupaciones ecológicas, y otras series de preguntas son las que deberían hacerse, con el fin de que el diseño se considere un factor decisivo que da forma a nuestras vidas. 

Cuando se entienda que el diseño es el resultado de opciones hechas por el hombre, pero sin nuestra participación, se podrá cambiar el significado del diseño en el mundo actual.

 Sólo cuando el diseño sea adecuadamente entendido, estudiado y definido como algo vital para todos, empezará a comprenderse plenamente el potencial de esta capacidad humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s